El mayor miedo de cualquier ahorrador es perder el dinero que tanto esfuerzo le ha costado ganar a lo largo de toda su vida. En épocas de crisis, estos temores se acentúan, especialmente cuando los rumores sobre una posible quiebra de nuestro sistema financiero van adquiriendo cada día más relevancia y protagonismo en los medios de comunicación.

Nadie está exento de este tipo de problemas e incertidumbres, ni siquiera aquellas personas que no buscan riesgos y tienen sus ahorros en efectivo o invertidos en algún tipo de activo seguro. Pero, en líneas generales, ¿podemos afirmar que nuestros ahorros están seguros en España? Continue reading

Estoy seguro de que más de una vez, al pasar cerca de una entidad financiera, nos habrá llamado la atención los carteles que tienen expuestos. La mayoría de ellos hacen referencia a porcentajes de productos bancarios que acaban con la palabra TAE. Y de hecho, una de las preguntas más habituales de cualquier cliente de un banco es, precisamente, qué es eso de la TAE.

La TAE tiene dos significados diferentes: Tasa Anual Efectiva y Tasa Anual Equivalente y pese a no significar exactamente lo mismo, representan el interés asociado a una inversión o a un crédito, por ejemplo. Es decir, la TAE será el interés efectivo y anual al cual nos prestan el dinero o la rentabilidad que esperamos obtener por nuestra inversión. Continue reading

Una de las mayores disyuntivas que tiene todo ahorrador es escoger el producto de inversión que mejor se adapte a sus objetivos de rentabilidad y aversión al riesgo. No son pocas las personas que han hecho caso omiso al famoso refrán nadie da duros a cuatro pesetas, creyendo que existen productos de inversión sin riesgo y con una elevada rentabilidad.

Este binomio rentabilidad-riesgo se traduce en dos tipos genéricos de productos: los productos de renta variable, más arriesgados pero con unos rendimientos esperados más altos, y los productos de renta fija, más seguros pero con una rentabilidad más baja o incluso negativa si tenemos en cuenta la inflación. Si el objetivo de todo inversor es maximizar el valor de su inversión, ¿merece la pena invertir en productos de renta fija? Continue reading

Una de las variables monetarias y económicas más importantes es, sin duda alguna, el tipo de interés. Su evolución, tanto al alza como a la baja, tiene importantes consecuencias sobre todos y cada uno de los mercados, desde la Bolsa, el mercado de Bonos o el de futuros, hasta el mercado de trigo o el de cebada, pasando por el mercado inmobiliario o el de créditos bancarios, tanto desde el punto de vista del acreedor como del deudor.

En este artículo, centraremos nuestra atención en las consecuencias que un descenso de los tipos de interés tiene sobre toda la economía, tanto desde el punto de vista del ahorrador como del consumidor, del acreedor como del deudor y tanto de la renta fija como de la renta variable. Continue reading

Muchos son los expertos que han advertido de forma sistemática que, con el diseño actual del sistema público de pensiones, será muy difícil pagar las prestaciones a los futuros pensionistas conforme vaya llegando el momento de su jubilación. En 2051, el número de personas trabajando será el mismo que el número de personas inactivas por lo que, en caso de que no se reestructure de forma completa el sistema, los futuros jubilados tendrán graves problemas para cobrar su prestación.

En este contexto, cobran especial protagonismo los planes de pensiones privados, un producto financiero que se utiliza como complemento a nuestra pensión pública pero que, dadas estas circunstancias, empieza a tener una importancia clave a la hora de disponer de ahorros suficiente para atravesar la última etapa de nuestra vida de forma digna. Continue reading

Con el reciente episodio de Chipre, en el que se bloquearon los depósitos de miles de ciudadanos y en el que, finalmente, parece que se hará una quita a los depósitos que no tienen garantía estatal que puede superar el 50%, los ahorradores europeos le han visto las orejas al lobo y han empezado a preocuparse por su dinero depósitado en los bancos.
Continue reading

Las cuentas de ahorro son un producto de que ofrecen los bancos para depositar los ahorros y obtener una rentabilidad por ellos. Se trata de un tipo de depósito bancario denominado “a la vista”, en el que podemos sacar e ingresar dinero cuando deseemos. Su porcentaje de intereses está por debajo de los depósitos a plazo fijo, en los que debemos mantener el dinero en el banco un cierto periodo de tiempo para obtener la máxima rentabilidad.

Continue reading

Las cuentas corrientes son el producto más utilizado de las entidades financieras. Se trata de un acuerdo firmado entre el cliente y el banco, mediante el que el primero tiene la posibilidad de guardar su dinero en el segundo y tiene plena disposición para extraerlo e ingresar más cuando lo desee. A cambio, el banco le ofrece la seguridad de que su dinero estará a buen recaudo y, en ocasiones, otorgará un pequeño porcentaje de intereses que no suele llegar al 1%.
Continue reading

Los depósitos bancarios son instrumentos de ahorro que ofrecen las entidades financieras para que los clientes depositen su dinero a cambio de una rentabilidad que suele expresarse en un % TAE. Ofrece menos rentabilidad que otras fórmulas como la renta variable o los fondos de inversión, pero también es un producto mucho más seguro y sencillo para cualquier cliente que lo contrate.
Continue reading

Para saber la rentabilidad de un depósito o cualquier producto de ahorro, es importante conocer los intereses netos y reales que obtendremos. No es suficiente solamente con saber la TAE, hay que aplicar algunos cálculos, restando los impuestos y la inflación para saber si realmente estamos ganando o perdiendo dinero. Para facilitar los cálculos, nos centraremos en el caso de un depósito bancario a 12 meses con una rentabilidad del 6%, sin ningún tipo de gasto.
Continue reading