Cada vez más familias y empresas necesitan obtener financiación para afrontar los gastos del día a día. El acceso a los créditos se ha restringido mucho desde que comenzara la crisis y las condiciones y gastos para obtener un préstamo ha subido bastante. Es importante tener en cuenta algunas recomendaciones a la hora de endeudarse para evitar sorpresas y para poder obtener las mejores condiciones posibles. A continuación recogemos algunos consejos para antes de obtener un préstamo.

consejos-prestamos

  • Asegurarse de que es necesario. Hay mucha gente que aún teniendo dinero ahorrado pide créditos para no tocar los ahorros. Esto es un error muy común que sale bastante caro, ya que un préstamo tiene una serie de gastos e intereses que nos están haciendo perder mucho dinero. Hay que evitar endeudarse en la medida de lo posible y, si lo hacemos, hacerlo por la menor cantidad de dinero que podamos.
  • Comparar en distintas entidades. Hay que mirar las condiciones que ofrece cada banco para poder obtener las menores comisiones y las mejores ventajas y comodidades para los pagos.
  • Vincularnos a la entidad para obtener ventajas. Muchos bancos ofrecen condiciones en sus préstamos mucho más favorables al hacernos clientes y domiciliar la nómina. Puede que nos interese cambiar la nómina de banco para conseguir unos intereses y comisiones menores.
  • Hacer una simulación para saber cuánto pagaremos. Ésta es una operación sencilla que nos ayuda a darnos cuenta del gasto real que supondrá el crédito. Obteniendo la cuota mensual, multiplicando por el número de cuotas y sumando las comisiones, obtendremos el dinero total que devolveremos. Mucha gente se sorprendería si lo hiciera.
  • Acortar el plazo todo lo posible. Siempre que se nos quede una cuota aceptable (la recomendación es no dedicar más del 40% de nuestros ingresos a amortizar préstamos) hay que intentar acortar el período de devolución para pagar menos cantidad total de intereses.
  • Leer y entender lo que firmamos. Este es un consejo que no haría falta dar, pero mucha gente firma documentos sin conocer todo lo que contienen y esto luego nos puede acarrear problemas. Si es necesario, hay que acudir a algún profesional que nos informe de todas las condiciones y consecuencias en caso de, por ejemplo, no poder pagar las cuotas del préstamo.

Dependiendo de las necesidades que tengamos y de nuestra situación económica podremos elegir unos tipos de préstamos o otros. Para la obtención de pequeñas cantidades de dinero rápido podremos acceder a los microcréditos, que no piden casi requisitos. Para gastos medios como la compra de un vehículo o una reforma en el hogar podremos recurrir a los préstamos personales. Y para gastos mayores se suele recurrir a créditos hipotecarios.

Leave a reply

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required