Las cuentas corrientes son el producto más utilizado de las entidades financieras. Se trata de un acuerdo firmado entre el cliente y el banco, mediante el que el primero tiene la posibilidad de guardar su dinero en el segundo y tiene plena disposición para extraerlo e ingresar más cuando lo desee. A cambio, el banco le ofrece la seguridad de que su dinero estará a buen recaudo y, en ocasiones, otorgará un pequeño porcentaje de intereses que no suele llegar al 1%.

Para poder abrir una cuenta corriente, el usuario debe aportar una identificación y firmar un contrato con la entidad. Ésta le otorgará una tarjeta de débito y, en ocasiones, una tarjeta de crédito, que irán asociadas a la cuenta, también puede darle un talonario de cheques para realizar pagos y una libreta dónde aparecerán los movimientos realizados en la cuenta corriente. Desde ese momento, el cliente ya puede depositar y extraer dinero cuando lo desee y de distintas formas.

Formas de ingresar dinero en la cuenta corriente

Libretas

  • En ventanilla. El método más clásico es ir directamente a la ventanilla del banco, y con sólo el número de cuenta podremos realizar el ingreso, tanto a nuestra cuenta como a cualquier otra.
  • Domiciliando la nómina u otra fuente de ingresos. Si domiciliamos el cobro de la nómina, la pensión, la prestación por desempleo o cualquier otra fuente de ingresos, recibiremos directamente el dinero en la cuenta corriente.
  • Préstamos personales. Cuando se nos concede un crédito al consumo, habitualmente el dinero se ingresa en nuestra cuenta para que podamos disponer de él.
  • Transferencias bancarias. Ya sea para cobrar una factura, una devolución o si alguien quiere hacernos un regalo, el dinero puede obtenerse desde otra cuenta bancaria mediante una transferencia electrónica.

Formas de retirar dinero de la cuenta corriente

  • En ventanilla. Utilizando nuestra identificación y la libreta asociada a la cuenta podemos sacar dinero directamente desde la ventanilla de la oficina bancaria.
  • En el cajero. Los cajeros son el método más utilizado para obtener dinero en efectivo. Utilizando la tarjeta de débito o crédito podemos disponer de una cantidad limitada al día.
  • Pagando con tarjeta. Utilizando las tarjetas bancarias podremos realizar compras en la mayoría de establecimientos comerciales. Con la de débito el cargo a la cuenta se hará de inmediato, con la de crédito, se aplazará hasta el mes siguiente o se financiará durante varios meses.
  • Domiciliando recibos y otros pagos. Igual que podemos domiciliar la nómina para obtener el dinero automáticamente en la cuenta, también podemos domiciliar recibos periódicos para que se nos cobren cuando corresponda.

Leave a reply

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required