Las cuentas de ahorro son un producto de que ofrecen los bancos para depositar los ahorros y obtener una rentabilidad por ellos. Se trata de un tipo de depósito bancario denominado “a la vista”, en el que podemos sacar e ingresar dinero cuando deseemos. Su porcentaje de intereses está por debajo de los depósitos a plazo fijo, en los que debemos mantener el dinero en el banco un cierto periodo de tiempo para obtener la máxima rentabilidad.


  • Cuenta de Ahorro de Alta Rentabilidad
  • Cantidad: Hasta 50.000 euros
  • Plazo: Indefinidio y flexibilidad total

  • Depósitos al plazo fijo entre el 0,70% y el 1,25% TAE
  • Cantidad: Desde 5.000 a 500.000 euros
  • Plazo: Entre 6 meses y 3 años

  • Depósito a plazo fijo al 1% TAE
  • Cantidad: Desde 5.000 a 500.000 euros
  • Plazo: 18 meses

Las cuentas de ahorros son uno de los métodos de ahorro que menos interés ofrecen, pero también son de los más flexibles, ya que permiten disponer del dinero en cualquier momento e ingresar de nuevo cuando se desee. Muchos bancos ofrecen rentabilidad variable dependiendo de distintos factores como la cantidad de dinero depositada, si tenemos domiciliada la nómina y/o recibos de luz y teléfono en la cuenta corriente, si hemos realizado compras con tarjetas, etc.

Cuenta-de-ahorroAdemás de la mayor rentabilidad, la principal diferencia con las cuentas corrientes es que las de ahorro no permiten asociar tarjetas de crédito ni tarjetas de débito, domiciliar la nómina o recibos, sacar dinero desde cajeros ni realizar compras directamente desde ella. Normalmente, las cuentas de ahorro tienen una cuenta corriente asociada en el mismo banco desde la que se ingresa y se dispone del dinero.

Las cuentas de ahorro pueden ser individuales, conjuntas o colectivas. En las primeras sólo existe un titular que será el único capaz de operar con ella. En la conjunta, existen más de un titular y para disponer de dinero o agregar a más titulares han de estar de acuerdo todas las partes. La colectiva es como la conjunta, existen varios titulares, pero cualquiera de ellos puede operar o agregar más titulares de forma unilateral.

Un tipo de cuenta de ahorro especial es la cuenta Vivienda. Se trata de un depósito de ahorro en el que se va acumulando dinero para la compra de una vivienda. Por este dinero se va obteniendo una rentabilidad, además de unas ventajas fiscales. El dinero de este tipo de cuenta sólo puede ser utilizado para la compra de un inmueble.

Leave a reply

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required