El principal gasto de un crédito personal o al consumo son los intereses, que se pagan poco a poco durante todo el período de amortización del crédito y cuyo porcentaje se aplica mediante el indicador TAE (Tasa Aunal Equivalente) Pero los préstamos tienen algunos otros gastos y comisiones con los que la gente no suele contar y luego le llegan por sorpresa. En este artículo vamos a recoger los más habituales que podremos encontrar. No todos se aplican siempre, dependiendo del banco nos ahorraremos unos u otros.

  • Cantidad máxima: 1.000 €
  • Facilidades: Con Asnef y sin nómina
  • Vencimiento: Hasta 100 días
  • Cantidad máxima: 4.000 euros
  • Facilidades: Sin avales y con flexibilidad para devolverlo
  • Vencimiento: Hasta 41 meses Más info »
  • Cantidad máxima: Hasta 10.000 euros
  • Facilidades: Conduce tu coche mientras lo pones como aval
  • Vencimiento: 12 meses como máximo
  • Cantidad máxima: 10.000 euros
  • Facilidades: Sin cambiar de banco
  • Descuentos: Hasta el 30% en compras
  • Comisión de apertura. Es un gasto que se cobra al conceder un préstamo nuevo y puede pagarse al principio o bien unirlo al total para pagarlo de forma aplazada. El concepto habitual de esta comisión es la tramitación y la burocracia que ha de llevar a cabo la entidad financiera para configurar el contrato del préstamo.
  • comsiones-prestamos

  • Gastos de estudio. Antes de conceder un préstamo personal, la entidad prestamista debe asegurarse que el cliente es solvente y podrá afrontar lo pagos en un futuro o bien podrá aportar algún tipo de aval como garantía en caso de que no pueda seguir abonando las cuotas. El banco estudiará el poder adquisitivo del demandante, si tiene trabajo estable, el salario que percibe, su situación personal, casado, soltero, con hijos, patrimonio personal, etc. Además de si se concede o no el crédito, este estudio puede determinar las condiciones en las que se prestará.
  • Comisión de cancelación parcial. Si el prestatario consigue ahorrar algo de dinero y quiere devolver una parte del préstamo, puede realizar una amortización parcial. Con esto conseguirá reducir el gasto por intereses sobre el total que le quede por devolver y es recomendable siempre que se pueda. El cliente normalmente podrá elegir entre acortar el plazo de devolución o reducir la cantidad que paga cada mes. Acortar el plazo suele resultar más barato en términos de intereses.
  • Comisión de amortización total. En este caso se devuelve todo el dinero restante que aún estaba pendiente de amortizar, liberándose de la deuda contraída. Los intereses restantes ya no se pagarán pero el banco aplicará una comisión por cancelación que normalmente no superará el 3%.
  • Gastos de modificación. Si el cliente quiere realizar alguna modificación en el contrato del préstamo una vez ya ha comenzado la amortización, el banco podrá aplicar una comisión por la tramitación y por el estudio de los nuevos riesgos que puedan suponer los cambios aplicados.
  • Otros gastos. A parte de los arriba indicados, cada entidad financiera puede aplicar gastos extra con distintas justificaciones. En el caso de que sea necesaria la contratación de un seguro de vida o de impago junto al préstamo, este sería otro gasto que habría que sumar.

Leave a reply

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required