Muchas familias, profesionales y empresas que se encuentran con dificultades económicas y deben hacer frente a unas deudas elevadas que superan sus ingresos o que les dejan con muy poco dinero para el resto de gastos. Esto les lleva a buscar opciones que les permitan reducir la presión de las obligaciones con los prestamistas, siempre pensando desde la perspectiva de que no se pueden incrementar los ingresos habituales.

Reunificación de préstamosUna de las opciones más utilizadas para ésto es la reunificación de deudas o agrupación de préstamos. Esta opción consiste en la unión de las obligaciones crediticias en un único crédito que cancele todos los restantes y que tendrá un vencimiento más largo, con la consiguiente reducción de cuota y de presión sobre el deudor, que dispondrá de más dinero para otros gastos.

El problema de la reunificación de deudas es que la cantidad total que se pagará al final será bastante mayor que la suma de los préstamos cancelados, ya que se alarga el plazo y se acaban pagando más cantidad de intereses. El método habitual para realizar la agrupación es la utilización de un préstamo hipotecario y tenemos varias opciones para conseguirlo.

Pero antes de recurrir a la unión de préstamos, es recomendable agotar otras opciones para evitar tener que pagar más, y que nos permitan aliviar igualmente la presión de las deudas contraídas.

  • Ayudas de amigos o familiares. Pedir dinero prestado a algún conocido o familiar de confianza nos permitirá poder cancelar algunas de las deudas pendientes y evitarnos pagar los intereses restantes. La persona que nos lo preste siempre será más flexible a la hora de devolverle el dinero.
  • Obtener un adelanto de nómina o ingresos. Aunque es una opción que muy pocas personas podrán obtener, es una buena forma de conseguir un dinero extra sin interes para cancelar algún préstamo.
  • Vender pertenencias. Buscar alguna pertencia que no nos sea absolutamente imprescindible para conseguir dinero que nos permita acabar de pagar alguno crédito pendiente. Siempre es importante intentar pagar las deudas lo antes posible para evitar pagar tantos intereses, reducioendo también el total de dinero destinado a devolución de préstamos.
  • Apretarse el cinturón. Puede sonar obvio, pero ante una situación desesperada hay que saber elegir los gastos más imprescindibles. Todo lo que pueda permitirnos ahorrar algo de dinero que nos permita cancelar antes las obligaciones es bienvenido.
  • Pedir una carencia. Negociando con los acreedores una periodo de gracia para poder respirar. Aunque esta opción lo único que permitirá será ganar algo de tiempo.

Leave a reply

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required