Una de las mayores disyuntivas que tiene todo ahorrador es escoger el producto de inversión que mejor se adapte a sus objetivos de rentabilidad y aversión al riesgo. No son pocas las personas que han hecho caso omiso al famoso refrán nadie da duros a cuatro pesetas, creyendo que existen productos de inversión sin riesgo y con una elevada rentabilidad.

Este binomio rentabilidad-riesgo se traduce en dos tipos genéricos de productos: los productos de renta variable, más arriesgados pero con unos rendimientos esperados más altos, y los productos de renta fija, más seguros pero con una rentabilidad más baja o incluso negativa si tenemos en cuenta la inflación. Si el objetivo de todo inversor es maximizar el valor de su inversión, ¿merece la pena invertir en productos de renta fija?

Renta fija y contexto económico: las perspectivas no son halagüeñas

En un contexto marcado por una importante intervención de los Bancos Centrales en materia monetaria, reduciendo los tipos de interés a mínimos históricos e inundando de liquidez el mercado, parece que se dan todos los ingredientes para que los capitales se vayan a renta variable. En efecto, las rentabilidades que ofrecen los productos de renta fija se sitúan, asimismo, en mínimos históricos y los ahorradores son los perdedores de toda la liquidez que inunda los mercados.

renta-fijaAdemás, teniendo en cuenta que nos encontramos en un contexto deflacionario y con la economía mundial con perspectivas no muy halagüeñas, no parece que los tipos de interés vayan a subir en el corto y medio plazo, al menos hasta que la situación económica y financiera no se estabilice.

Asimismo, hace poco tiempo el Banco de España ha limitado el tipo de interés que pueden ofrecer las entidades financieras a sus clientes por mantener su dinero en depósitos a plazo fijo, de la siguiente manera:

  • 1,75% en los depósitos a un año.
  • 2,25% en los depósitos a dos años.
  • 2,75% en los depósitos a tres y más años.

Por tanto, dadas todas estas circunstancias, las perspectivas sobre la evolución de los tipos de interés en productos de renta fija (véase deuda pública, deuda corporativa, fondos de inversión de renta fija y mixtos o depósitos bancarios) no son nada halagüeñas. Con el precio del dinero por los suelos, el ahorrador tradicional ve cómo los productos más seguros pagan poco dinero por sus ahorros. Sin embargo, todavía existen multitud de inversores que optan por este tipo de productos ¿por qué motivo?

¿Podemos seguir confiando en la renta fija?

La razón fundamental por la que aún sigue entrando dinero a espuertas en la renta fija es que el riesgo se ha mitigado, al menos en los mercados de deuda pública. El hecho de que la prima de riesgo haya caído de manera considerable en los últimos dos años colocan a muchos activos de renta fija, pero especialmente a los bonos soberanos, como activos refugio pra los inversores menos arriesgados.

Es una apuesta prácticamente sin riesgo, sobre todo en el corto plazo, en el sentido que asegura una rentabilidad anual por nuestros ahorros con una volatilidad casi nula puesto que, como hemos dicho en el párrafo anterior, no parece que vaya a haber un incremento de los tipos de interés en el corto plazo.

En todo caso, no todos los productos de renta fija son adecuados. Conviene buscar fórmulas que nos permitan deshacer nuestras posiciones en estos productos en caso de que comience a haber una alta volatilidad en el mercado. Los fondos de inversión de renta fija o los bonos de deuda pública son algunos de los productos que cuentan con un mercado secundario líquido para deshacer nuestra inversión en caso de que sea necesario.

Por tanto, ante el interrogante del titular de este artículo Deuda pública ¿sí o no? nunca podemos dar una respuesta contundente. Como siempre, todo depende de múltiples factores entre los que se encuentran nuestros objetivos de rentabilidad y nuestra aversión al riesgo.

Leave a reply

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required