Con la actual situación económica muchas familias han visto como sus deudas han empezado a ahogarlas. La bajada de ingresos unido a una necesidad de financiación que ha obligado a muchas personas a pedir nuevos préstamos para poder pagar las facturas, han provocado que se dedique a amortizar créditos incluso más de lo que se ingresa. Para solucionar estas situaciones, una de las medidas más utilizadas es la reunificación de deudas, con la que se consigue bajar el importe pagado cada mes.

Para conseguir esta reducción en la letra mensual se hace una agrupación de todos los préstamos que tenemos activos en un único crédito mayor que habitualmente es una hipoteca. Este nuevo préstamo tiene un período mucho más largo, con lo que se alarga el tiempo de devolución y se consigue que el desembolso sea menor en cada cuota, consiguiendo así desahogarse y disponer de más liquidez para el día a día.

Ventajas e inconvenientes de reunificar préstamos

reunificar-deudasAunque la agrupación de deudas es una medida que se adopta en casos de necesidad, como medida extrema, la verdad es que posee bastantes ventajas que la convierten en una medida bastante atractiva para casos no extremos. De hecho, muchas familias llevan a cabo reunificaciones aunque no lo necesiten, ya que les sirve para disponer de más dinero cada mes para otros gastos y sólo se preocupan por un único préstamo.

La ventajas que pueden encontrarse son:

  • Cuota mensual bastante inferior. Ésta es la principal razón por la que se utiliza este producto financiero. Mediante la creación de un único crédito de larga duración, se consigue reducir el pago mensual.
  • Reducción de los intereses. En los préstamos personales los intereses suelen supera el 9% y en el caso de los créditos rápidos, podemos hablar de más del 30%. Con una reunificación, obtenemos habitualmente una hipoteca cuyos intereses actuales rondan el 4 o 5%.
  • Pago de una única cuota. En lugar de tener varios pagos mensuales, solamente realizaremos uno, con lo que los cálculos serán mucho más sencillos.
  • Salida frente a una situación difícil. El desahogo que provoca la agrupación de deudas es un alivio para muchas familias. Además, en casos extremos en los que se vaya a producir un embargo o desalojo inminente, es una solución muy utilizada. También sirve para prevenir que nos incluyan en un fichero de morosos como RAI o ASNEF.

Si embargo, también existen desventajas, por las que se recomienda no recurrir a ellos si no es necesario, o hacer cálculos antes de hacerlo:

  • El plazo de alarga. El tiempo que tardaremos en devolver la deuda se alarga considerablemente, por lo que tenemos que tener claro que vamos a soportar la deuda durante muchos años.
  • El gasto total suele aumentar. Además de los gastos que puedan derivarse de la gestión del agrupamiento, también se suele acabar pagando una cantidad total de intereses mayor. Esto es porque, a pesar de tener un porcentaje menor, al estar mucho más tiempo pagando, la cantidad total aumenta.

En artículos posteriores hablaremos de otros métodos alternativos a la reunificación de deudas.

Leave a reply

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required