Los préstamos personales son una de las formas de financiación más utilizadas. Su uso es muy variado, pueden concederse para la compra de un coche, para realizar un viaje, una reforma en casa o una inversión para un negocio. La cuantía del crédito suele estar entre los 3.000 y los 60.000 euros y el período de devolución oscila desde los 6 meses hasta los 8 años. Como ocurre en todos los préstamos, cuanto mayor sea el plazo, más intereses se pagarán, aunque la cuota será menor. Continue reading