Estoy seguro de que más de una vez, al pasar cerca de una entidad financiera, nos habrá llamado la atención los carteles que tienen expuestos. La mayoría de ellos hacen referencia a porcentajes de productos bancarios que acaban con la palabra TAE. Y de hecho, una de las preguntas más habituales de cualquier cliente de un banco es, precisamente, qué es eso de la TAE.

La TAE tiene dos significados diferentes: Tasa Anual Efectiva y Tasa Anual Equivalente y pese a no significar exactamente lo mismo, representan el interés asociado a una inversión o a un crédito, por ejemplo. Es decir, la TAE será el interés efectivo y anual al cual nos prestan el dinero o la rentabilidad que esperamos obtener por nuestra inversión. Continue reading

Normalmente, los grandes inversores colocan sus capitales en productos financieros con el objetivo de obtener la máxima rentabilidad. Para lograrlo, manejan una serie de algoritmos y estrategias que permiten realizar el control y seguimiento de su cartera en todo momento, comprando o vendiendo en función del precio al cual desean realizar su transacción. Es decir, realizan una estrategia activa de inversión.


  • Cuenta de Ahorro de Alta Rentabilidad
  • Cantidad: Hasta 50.000 euros
  • Plazo: Indefinidio y flexibilidad total

  • Depósitos al plazo fijo entre el 0,70% y el 1,25% TAE
  • Cantidad: Desde 5.000 a 500.000 euros
  • Plazo: Entre 6 meses y 3 años

  • Depósito a plazo fijo al 1% TAE
  • Cantidad: Desde 5.000 a 500.000 euros
  • Plazo: 18 meses

La mayor parte de inversores minoritarios, en cambio, realizan una gestión pasiva de su inversión. Su objetivo es colocar sus ahorros en productos financieros, como acciones o productos de renta fija, que proporcionan una renta anual con el objetivo de minimizar el riesgo, pero sin llevar un control tan detallado o exhaustivo como la inversión activa. Continue reading

Los depósitos bancarios son instrumentos de ahorro que ofrecen las entidades financieras para que los clientes depositen su dinero a cambio de una rentabilidad que suele expresarse en un % TAE. Ofrece menos rentabilidad que otras fórmulas como la renta variable o los fondos de inversión, pero también es un producto mucho más seguro y sencillo para cualquier cliente que lo contrate.
Continue reading

Los préstamos personales son una de las formas de financiación más utilizadas. Su uso es muy variado, pueden concederse para la compra de un coche, para realizar un viaje, una reforma en casa o una inversión para un negocio. La cuantía del crédito suele estar entre los 3.000 y los 60.000 euros y el período de devolución oscila desde los 6 meses hasta los 8 años. Como ocurre en todos los préstamos, cuanto mayor sea el plazo, más intereses se pagarán, aunque la cuota será menor. Continue reading