Para saber la rentabilidad de un depósito o cualquier producto de ahorro, es importante conocer los intereses netos y reales que obtendremos. No es suficiente solamente con saber la TAE, hay que aplicar algunos cálculos, restando los impuestos y la inflación para saber si realmente estamos ganando o perdiendo dinero. Para facilitar los cálculos, nos centraremos en el caso de un depósito bancario a 12 meses con una rentabilidad del 6%, sin ningún tipo de gasto.

La TAE, o Tasa Anual Equivalente, es un porcentaje que nos indica la rentabilidad o coste (en el caso de los préstamos) aplicado a un período anual. Su uso se ha extendido en todo tipo de productos financieros porque es una forma muy clara de saber el rendimiento de un depósito y poder compararlo con otros.

Tipo de interés neto

interes-neto-y-realEl tipo de interés neto, que también puede conocerse como el rendimiento neto, es el resultado de restar a la rentabilidad expresada en porcentaje TAE, los gastos que se aplican al producto financiero y los impuestos que se deducen de los beneficios brutos obtenidos. Con esto se obtienen los beneficios netos. Para obtenerlo, restaremos el porcentaje de impuestos pagado y luego restaremos los gastos fijos anuales, si existieran.

En el caso del depósito al 6% TAE, y considerando un impuesto del 21% que se aplica en este tipo de productos de ahorro para capitales inferiores a 6.000 €, tenemos que el rendimiento neto será: 6% *(1 – 0,21) = 4,74% TAE. Es decir, que por cada 100 euros que tengamos depositados, obtendremos un total de 4,74 euros de beneficio neto al cabo de un año.

Tipo de interés real

Una vez obtenido el beneficio neto, el siguiente paso sería sacar el rendimiento real. Esto es, el interés neto menos la inflación, obteniendo el beneficio real, ya que la inflación hace que nuestro dinero cada año valga menos. Con esto, se produce en muchas ocasiones la situación de que el interés real puede ser negativo debido a una fuerte inflación. Pero también puede aumentar el interés real ante una situación de deflación en la economía.

La inflación, o subida del Índice de Precios al Consumo (IPC) del año 2012 fue del 2,9%, es decir los precios de los bienes de consumo se incrementaron un 2,9% de media durante el año pasado. Si restamos este porcentaje al rendimiento neto de nuestro depósito, tenemos que el beneficio real de nuestro dinero depositado fue de 4,74% – 2,9% = 1,84% TAE. En este caso, se trata de un depósito que si que vale la pena, ya que nuestra riqueza real ha aumentado.

En nuestro ejemplo, la rentabilidad del depósito era ficticia, ya que desde principios de año, una normativa del Banco de España limita los depósitos bancarios a un 3% TAE máximo. Realizando los cálculos para este rendimiento, obtenemos que realmentes estamos perdiendo dinero al cabo del año, restando impuestos e inflación. Aunque siempre será mejor esto que tener nuestro dinero parado.

Leave a reply

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required